La UMH y la Generalitat Valenciana estudian la viabilidad del uso de la Vetiveria para prevenir la ruptura de taludes erosionados

AddThis Social Bookmark Button

La Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural han establecido un programa conjunto de propagación y estudio de las posibilidades de uso de la Vetiveria como especie vegetal especializada en lucha contra la erosión en zonas periforestales. Este programa está, también, financiado por empresas del sector como Projar y Foresma S.L.

IMG_0442.jpg

 

En concreto, el Grupo de Investigación Aplicada en Agroquímica y Medio Ambiente de la UMH colaborará en la realización de este programa, que se llevará a cabo en diversas fases. En la primera, se desarrollarán estudios de propagación y adaptación al medio forestal de la Vetiveria en el Vivero Forestal de Guardamar del Segura, propiedad de la Conselleria. En la segunda, se trasplantarán en tres entornos degradados de Alicante, Almería y Toledo, donde se realizará un seguimiento de supervivencia vegetal, extracción de metales pesados y pérdida diferencial de suelo frente a otras especies de repoblación.

El cambio climático accelera la desertificación y la degradación del medio natural y agrario. En muchas ocasiones, las especies forestales preexistentes pierden su capacidad de pervivencia o sufren plagas que las hacen desparecer. En este contexto de adaptación, es necesario desarrollar estrategias que protejan el suelo de su arrastre y pérdida. La especie Vetiveria desarrolla un sistema radicular muy poderoso de hasta 2 metros de longitud que permite sujetar un gran volumen de suelo. Esta estrategia es, especialmente, útil en los bordes de terraza y taludes y cambios de nivel del medio natural, que, además, constituye una barrera física biológica a la erosión. Además, esta especie ha sido referenciada como superextractora de metales pesados como por ejemplo el Pb, por lo que, también, se ha referenciado como descontaminadora de entornos degradados como campos de tiro, antiguas zonas industriales, entre otros.

Fuente original de la noticia: Servicio de Comunicación UMH

.